¿Te ha ocurrido alguna vez que llega la hora de la merienda y ya no sabes que ofrecer a tus hijos para que no tomen siempre el aburrido bocata?

Las meriendas para niños pueden ser variadas, saludables y muy divertidas, solo hay que poner un poquito de imaginación y en muy poco tiempo vas a poder preparar meriendas saludables para los niños y para los no tan niños, te aseguramos que no te vas a poder resistir a probarlas.

La merienda es el momento del día más esperado por los niños y no debemos restarle importancia a esta comida ya que es tan importante como el desayuno.

Durante todo el día los niños tienen un gran desgaste de energía y es por la tarde cuando tienen más tiempo para jugar o hacer actividades extraescolares por lo que van a seguir teniendo un gran consumo de energía que hay cubrir con unas ricas meriendas saludables.

Después de la comida del medio día, parece que quedan tan saciados que no van a volver a tener hambre hasta la cena pero, ¡sorpresa! Llegan las 5 de la tarde y ya están otra vez demandando algo que llevarse a la boca porque están hambrientos.

Este es un buen momento para ofrecerles meriendas saludables que les resulten divertidas y se animen a comerlas.

A la hora de escoger las meriendas para niños no tenemos por qué olvidarnos de las frutas y las verduras ya que, combinadas con otros alimentos que también aporten a los peques valores nutritivos y dándoles formas originales, pueden resultar unas meriendas sanas para niños, divertidas y nutritivas que hará que sean muchos más apetecibles ¡no habrá quien se resista a ellas!

De entre todas las recetas fáciles de merienda para niños que conocemos, hoy queremos hablarte de una que nos parece tan sana como coqueta ¿Quieres saber? Pues sigue leyendo un poco más ¡vamos allá!

MERIENDAS PARA NIÑOS: MARIQUITAS CON TOMATES CHERRY Y GALLETAS

Esta receta la vas a preparar en 2 minutos porque es súper sencilla. Para elaborarla sólo necesitamos 4 ingredientes: unas galletas o tostadas finas, tomates cherry, olivas negras sin hueso y un quesito.

¡Empezamos!

PASO NÚMERO 1:

Lava bien los tomates cherry. Coge uno a uno los que vayas a utilizar y los partes por la mitad a lo largo. Una vez que lo tienes cortado por la mitad, pones la parte plana hacia abajo y haces un corte pinchando enmedio del tomate y cortando hacia la parte de atrás del tomate. De esta forma vas a conseguir crear la forma de las alas de la mariquita.

PASO NÚMERO 2:

Ya tenemos las alas hechas y es el turno de formar su cabecita. Coge una oliva negra y pártela por la mitad de punta a punta igual que has hecho con el tomate. Ahora unta la punta de un palillo con quesito porque vamos a hacer los ojos de la mariquita.

Pincha dos veces en la parte de la oliva que vayas a utilizar para hacer la cabeza con los palillos manchados de quesito y verás que ojitos tan monos que va a tener la merienda de tus hijos.

PASO NÚMERO 3:

Las manchas negras de las mariquitas también las vamos a hacer con olivas negras, pero en esta ocasión partiendo trocitos pequeños. No te preocupes si no son perfectos ni iguales. Una vez que los tengas los repartes por las alas.

¡Genial!, ya tenemos hecha nuestra mariquita, ahora cogemos una galleta o una tostada, la untamos con un poco de quesito donde vamos a colocar a nuestra peculiar mariquita, procedemos a colocarla y ¡Voilà! nuestra merienda saludable está preparada.

Ahora toca sorprender a los niños presentándoles esta divertida merienda que no se esperan.

Hemos visto que las meriendas para niños también pueden ser meriendas saludables y rápidas de preparar. A veces, que los niños coman frutas y verduras se convierte en un verdadero reto para los padres y el hecho de que vean formas divertidas en ellas les anima a dar un paso más y querer probarlas.

Si las formas divertidas les animan a probar las temidas verduras y frutas, imagina qué no harán cuando han sido ellos mismos los que han sembrado las semillas, han cuidado las plantas y han visto cómo han crecido sus frutos en ellas.

Por eso, en La Fábrica del Ratoncito Pérez, en nuestro afán de enseñar tradición, te ofrecemos otra forma de animar a tu peque a probar las verduras que han crecido gracias a su esfuerzo, cariño y dedicación con nuestro kit de cultivo ecológico Funcologic, un divertido juego con el que podrán cultivar deliciosos tomates cherry o mazorcas de maíz para que disfruten desde pequeños de ver crecer sus propios alimentos.

UN ÚLTIMO CONSEJO

Recuerda que, es tan importante para los niños una comida saludable como una higiene bucal adecuada. Si a edades tempranas adquieren costumbres saludables las mantendrán durante toda su vida.

Además, recuérdale que cuando esos dientes se caigan pasaré una noche a recogerlos y es muy importante que estén bien cuidados. ¡Ese esfuerzo tendrá recompensa!

Por cierto, ya sabes que el Ratoncito Pérez busca su puerta para poder entrar a las casas donde los más pequeños de la casa pierden sus dientes así que, ponte manos a la obra y prepara la Puerta del Ratoncito Pérez para que cuando llegue el día ;D todo vaya sobre ruedas.

Receta original aquí

Pin It on Pinterest

Share This